Va por el aficionado a los toros

José Carlos Arévalo Enero-2024

Hace casi trescientos años empezó a fraguarse la lidia, última tauromaquia de una historia taurina milenaria El entonces auxiliar del caballero en plaza se convirtió en torero. El toro agresivo de Iberia se transformó en el toro bravo de los ruedos. Y el público de los toros, poco numeroso e irrelevante en la corrida nobiliaria, invadió los cosos y se convirtió en el coro soberano de la corrida a pie. Ningún público de cualquier otro espectáculo tiene las atribuciones que la lidia otorga al coro taurino. Es espectador de la corrida porque para y por él se celebra; es actor, pues interactúa con la acción que se narra en el ruedo; y es su soberano, pues la juzga e impone su resultado final a través de una evaluadora escala de premios, silencios o censuras.

l
LO QUE OCURRE

Artículo de José Carlos Arévalo sobre la evolución de la corrida de toros a lo largo de la historia.

FIJATÉ EN ESTO

«Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.»

EL DETALLE TAURINO

«Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.»