Seleccionar página

* Tipos de banderillas.

* Tipos de banderillas. (Muchas están hoy en desuso):

– BLANQUINEGRAS:
De castigo o negras, pero que en los años sesenta eran de dos colores.

– CALIENTES O AL FUEGO:

Son desde 1950 el antecedente histórico de las negras. Se usaban para quemar la divisa de la ganadería cuando era manso el toro. Eran unos palos con una carga de pólvora que, teineindo un fulminante, se indendiaban al clavarlos y provocaban varias explosiones. Se aplicaban a los toros cobardes que no admitían los puyazos reglamentarios y con ellos solían romperse los toros y ahormarse, cosa que no se consigue con las banderillas negras con que aquellas fueron sustituídas.

– CASTIGO(De):
Se emplean cuando el toro no se ha podido picar bien.

– CHINESCAS:
Modalidad de las banderillas de lujo.

– CORTAS o DE A CUARTA:
Usadas por matadores y rejoneadores por su mayor exposición.

– ESTRELLA(De):
Modalidad de las banderillas de lujo.

– FARPA:
Banderilla de metro y medio de largo, de madera quebradiza. De origen portugués, se emplea en el toreo a pie y a caballo.

– LARGAS:
Las corrientes, empleadas normalmente.

– LUJO(De):
Las usadas en funciones reales, corridas extraordinarias y por los espadas cuando las clavan ellos.

– NEGRAS o VIUDAS:
Implantadas en 1950 para sustituir a las de fuego. Se le colocan a los toros que se quedan sin picar por su mansedumbre y cuyo arpón es mas grande que el normal.

– PAJARILLOS(Con):
Volaban al clavarse en el arpón del toro. Se usaban en la época de Fernando VII.

– RECORTE (Al):
Aparece definidas en la Tauromaquia de “Paquiro”. Consiste en hacerle un quiebro cuando el lidiador va como a hacer un recorte, retrasando su salida y buscando quedarse al costado del astado, para, al derrotar éste, clavarse el animal mismo los palos de atrás adelante.
En esta suerte el torero sale a encontrarse con el toro como para hacerle un recorte; recorta al humillar el animal en el centro dela suerte, haciendo el preciso quiebro con el cuerpo y retrasando la salida casi pegado al costado del toro y de espaldas al testuz para que al dar la fiera el derrote se clave ella misma los rehiletes. Para ésto eltorero tendrá la mano del lado del toro vuelta atrás,con el codo alto y la otra pasando por delante del pecho, igualando así la punta de las banderillas, que quedarán clavadas de atrás adelante. La salida es como la del recorte. Antiguamente se consideraba ésta, una suerte suprema.

– RELANCE (Al):
El banderillero coloca los palos aprovechando la salida del toro de un capotazo.
Se suele ejecutar cuando intervienen dos toreros a cuerpo limpio y, mientras uno provoca la arrancada del animal y se deja perseguir, el otro entra a banderillear, clavando a la vez que hace un quite al torero que ha provocado la arrancada del astado.

– RELOJ (Al):
A la vuelta.

– SESGO (Al):

Consiste en clavar los rehiletes cuando el toro está inmóvil y, a ser posible, algo terciado a las tablas, para entrar oblicuamente de frente el torero y seguir su viaje. Se utiliza cuando el toro se aploma y se refugia en tablas, negándose a embestir.

Las banderillas al sesgo es otra variante del cuarteo. La reunión se produce en los medios, el torero clava y sale sin cuartear. El torero debe ir hacia el animal y, sin cuartear ni cuadrar, clavar las banderillas, a pesar de la nula colaboración del toro.
El torero se sitúa en el tercio y corre en dirección al toro sesgándole. Si el toro no se arranca, seguirá caminando hasta que lo haga, momento en que el torero sale hacia los medios, cuadra en la cara del animal y clava las banderillas lo más limpiamente posible.

Al sesgo.- Esta suerte de banderillar, es un recurso que se usa cuando el toro no tiene la condición necesaria de recorrido, y como consecuencia para acometer con la embestida que se requiere, lo cual puede suceder en cualquier parte del ruedo. Esta circunstancia se percibe cuando el toro se pega a las tablas, siendo la defensa natural por instinto de un toro agotado o manso, por lo cual el banderillero tiene que ir a la reunión con el toro lo más rápido posible y, de lado a la oposición del toro, ya que éste está pegado en tablas.

Para José María de Cossío, se trata de “una suerte de recurso que sólo con el toro muy agotado cabe practicar. Es condición esencial de ella que el toro no se mueva durante su transcurso, y si bien esto puede suceder en cualquier terreno del ruedo, no es lógico prevenirlo sino cuando el toro está arrimado a los tableros, defensa característica del instinto del toro agotado. En tal terreno ha de llegar el banderillero al toro en la idea de que éste no ha de moverse ni hacer por el diestro más que el instintivo movimiento del hachazo. Por ello la entrada ha de ser muy rápida y sesgada a la posición del toro, que estará más o menos abierto sobre la barrera”.

– SOBAQUILLO (De):

Es otra modalidad de recurso, que muchos confundieron con las banderillas “al recorte” porque se parecen mucho. En el par de sobaquillo, el torero mete los brazos de costado en el momento del encuentro.
Cuando se entra al cuarteo, se deja pasar la cabeza sin haber cuadrado y se sale por pies.
Es un par de banderillas que se clavan pasando el momento de la reunión, o esquivando éste, arrojándolo al toro en huida por debajo del sobaco.

Sobaquillo.- Consiste en que el banderillero lo usa como recurso, cuando el toro está aquerenciado en tablas y con peligro para el banderillero, entrando por un lado del toro y clavando los palos por debajo de la axila y así poderle ganar la cara al toro en caso de que éste embista como a veces sucede.

– TIRABUZÓN (Al):
El Fandi la define así: “Hace falta un toro con mucho tranco y que sea franco. Tengo que salir de las tablas hacia fuera para que el toro se abra un poco, me doy la vuelta, me meto por dentro, me paso al toro por la espalda y ahí inicio una carrera hacia atrás para colocarle el par de la moviola hacia fuera”.

– TOPACARNERO (A):
Esta antiquísima suerte puede ser considerada la más espectacular de todas, y la de mayor riesgo. Tuvo gran prestigio en tiempos de Pepe-Hillo y de Francisco Montes, y consiste en aguantar el torero a pie firme la embestida del toro; cuando éste se humilla, hace un ligero quiebro saliendo del embroque y metiendo los brazos cuando ya está fuera de su jurisdicción. Es el precedente de la suerte al quiebro.
Es la mas difícil de ejecutar y necesita toros nobles y boyantes o que tengan muchos pies. También se le llama DE PECHO o A PIE FIRME.

– TORO CORRIDO (A):
Semejante Al Relance, solo que el toro no sale de otro par, sino que va persiguiendo a un peón empapado en el capote.
Consiste en clavarlas aprovechando que acaba de salir de al relance. Según la Tauromaquia de Guerrita cuando el bicho corre tras los vuelos de un capote.

– TORO PASADO (A):

Colocar el par aprovechando el paso del toro por el terreno en el que se encuentra el banderillero.

– TRAPECIO (Al):
Consiste en adornarse al ir hacia el toro cogiendo las dos banderillas con las dos manos desde cada extremo. Creado por Rafel “El Gallo”.

El torero se coloca frente al toro con los pies juntos y los brazos alzados en toda su longitud; cogerá las banderillas en posición horizontal, como si estuviera colgado de un trapecio, y con las voz y saltos llamará la atención del astado. Cuendo éste se arranca y llega a jurisdicción, humilla para dar el hachazo, y en ese momento el torero suelta las banderillas y clava haciendo un quiebro para buscar la salida.
Es suerte llamativa, pues el torero, que espera al toro hasta el embroque, tiene tiempo para adornarse, y además requiere muy buenas cualidades físicas.
Los Bienvenidas eran muy solicitados por el público en esta modalidad.

– TRAS CUERNO (A):
En la Tauromaquia de Paquiro se las llama también “al sesgo”, “a la carrera” y “a vuela pies”. Se ejecuta arrancando detrás del bicho a la carrera y sin cuadrar en la cara.

Suerte antigua, no se ve practicarla, y hasta resulta desconocida, porque requiere unas cualidades atléticas excepcionales. Se ejecuta como el “salto al trascuerno” (ver suertes en desuso), es decir, saltar por encima de las astas del toro y cuando se llega a la perpendicular del animal, se clava el arpón, apoyándose en éste para alargar el salto de salida, evitando la cabezada. El viaje de entrada será sesgando, pocurando que al llegar al centro de la suerte se encuentre enteramente atravesado el toro y con la salida tapada. Algunos la consideraban variante del “sesgo”.

– TRÉBEDES:

Nombre con que Lagartijo designa un recurso para ser banderilleados los toros cuyas condiciones hacían temer dificultades que prolongarían el tercio con perjuicio del matador. Colocaba un peón a la cola del toro con el capote preparado, mientras otro llamaba la atención del toro metiéndole el capote por uno de los lados y el banderillero, entrando por el contrario, clavaba el par sin riesgo y sobre seguro.

– TRES EN UNO:
Puesto en práctica en noviembre de 2011. Consite en colocar tres pares de banderillas a la vez. Tomados al tiempo y prendidos sobre el morrillo del toro en tiempo récord. Y sin capotazo alguno por parte de los subalternos. Uriel Moreno El Zapata volvió a sorprender en la Plaza México con otra muestra más de su creatividad interpretativa; el tercio de banderillas cuenta con una nueva modalidad ideada por el torero de Tlaxcala: El “tres en uno“.

Con las seis banderillas en la mano, El Zapata inicia el segundo tercio pegado a tablas con su célebre ‘par monumental’, el segundo par fue al violín, y el regreso a la cara del toro fue para cerrar el tercio con un par por los adentros. Y todo en menos de veinte segundos.

– VIOLÍN (Al) o PAR DE CALAFIA:
Más que una suerte es un recurso técnico para poner banderillas a los toros que presentan dificultades por el pitón derecho.

Consiste en ir al encuentro del toro y en el momento de la reunión, que se producirá por el pitón izquierdo del animal, el caballero levantará el brazo derecho por encima del hombro izquierdo y clavará la banderilla.

Aunque se puede realizar de cualquiera de las formas que ya se han mencionado, tendrá más mérito si se hace de frente.
Es una derivación del par que ponen los rejoneadores llamado al violín.
Par al violín.- Consiste en que el torero cita al toro, ya sea en los medios o pegado en tablas, y una vez que el toro embiste llegando a la reunión, el torero lleva el par de banderillas en la mano derecha, y una vez que se hace la reunión y después de gallarlo, levanta la mano y pasando los palos por encima del brazo izquierdo clava el par, pasando libre el toro, lo cual resulta muy espectacular, causando gran impacto en el público.

El Fandi la define así: “Es prácticamente un cuarteo, pero en lugar de reunirse y clavar de frente cuarteas por la espalda con las dos banderillas en la mano derecha y clavas por encima del hombro. Al igual que todos los pares, cuanto mas suavón sea el toro mas fácil es de ejecutar. No admite muchas modalidades, quizás solo cambiar al toro de terrenos, sacarlo hacia afuera para colocar el violín por dentro. Es un par muy frecuente en mi repertorio y que me gusta, pero no es con el que me siento mejor”.

El par de calafia. –

Llamado así porque el primero que lo realizó fue Rodolfo Rodríguez “El Pana”, en la plaza Calafia- se realiza cogiendo las banderillas con una sola mano. Consiste en que el torero cita al toro pegado en tablas con la pierna izquierda, cogiendo las banderillas con una sola mano, y una vez que el toro llega a la reunión, el torero gira en sentido contrario al viaje del toro, y estando de espaldas al viaje del toro, clava el par sobre su hombro derecho, pasando de largo el toro, por lo mismo su ejecución requiere de mucho valor y simetría con las condiciones del toro, causando gran expectación en el público.

Modos de Banderillar

– EN EL ESTRIBO:

– BANDERILLAS DE ESPALDAS:
El torero se coloca delante del toro, en su rectitud, y vuelto de espaldas a él. Llama su atención con los brazos en alto, y así espera que aquel entre en su terreno, en cuyo momento hace un giro con el cuerpo a la vez que quiebra y queda al costado del toro, en cuyo momento clava quedándose parado mientras el animal pasa a su lado. Este modo es con cruce de terrenos, pues es el toro el que va al torero.

– FRENTE (De):

Suerte definida en la Tauromaquia de Guerrita. Consiste en partir rectamente hasta el terreno del toro, para cuadrar entre los pitones y alargar los brazos. Se sale con un quiebro del cuerpo.
Es una variante del cuarteo, en la que se va de frente al toro y recorriendo el mínimo espacio.

– GALLEANDO:
Es una suerte de adorno inventada por “Guerrita”. El torero sale hacia delante del toro hasta coseguir que éste le siga, toma carrera y rápidamente, cuando lo juzga oportuno, se vuelve y cuadra en la cabeza metiendo los brazos y clavando, para salir con limpieza y adornándose.

– HILO (Al):

– MEDIO PAR:
Colocar solo un palo.

– MEDIA VUELTA (A la):

Suerte en la que el torero se llega por detrás y las clava sin cuadrar.
Se trata de un recurso, fundamentalmente para los subalternos. Se ejecuta cuando el toro no se arranca o no tiene recorrido, por estar agotado o rajado. Cogiéndole de espaldas o a la salida de un capotazo, se le sorprende entrando por el costillar del toro y se clava el par.
Según la Tauromaquia de Pepe-Hillo se colocan de dos modos; situándose el diestro detrás del toro o saliendo algo largo por detrás.

– METIDO EN UN CESTO EL TORERO:
Suerte poco frecuente. El lidiador va dentro de un cesto que le cubre hasta los pies y saca los brazos por el borde superior. Aparece en la Tauromaquia de Pepe-Hillo.

– MOLINILLO (El) o EL REMOLINO:

Suerte muy espectacular que ha hecho célebre un torero contemporáneo: Vicente Ruiz “El Soro”. Su ejecución, girando el banderillero sobre sí mismo, como una peonza, hasta ganar la cara del toro, es todo un alarde. Se pierde fácilmente el sentido de las distancias, y resulta arriesgado y problemático clavar limpiamente.
Bautizado por Matías Prats e ideado por Vicente Ruiz “El Soro”, este par consiste en, una vez centrado el torero con el toro, arrancan ambos al mismo tiempo. El animal hacia el torero; el torero hacia el toro, sólo que dando vueltas sobre sí mismo al tiempo que avanza hacia delante. Importante es sincronizar la velocidad de acuerdo con la del toro.
En opinión de “El Soro”, el mérito está en el cuarto o quinto giro, en la última vuelta, antes de producirse la reunión con el toro.

– MOVIOLA:
Este par a la moviola es otra creación de Vicente Ruiz “El Soro”, actualmente practicada por algunos diestros. Corriendo el torero para atrás, al tiempo que el toro lo hace para delante, llega el torero así a la reunión y cuadra en la cara.
Aquí el torero no va hacia el toro, sino que hace que el toro le embista corriendo de espaldas frente al toro que trata de alcanzarle, dando casi la vuelta al ruedo de esta guisa hasta que el torero se para, cambia y clava. Se necesitan tener piernas, pero es de las menos arriesgadas, ya que en ningún momento se pierde la cara del toro y no hay embroque hasta que el torero no lo pretenda. Todas las ventajas son aquí para el torero.

Actualmente un experto en esta suerte es “El Fandi”, que la define así: “Es como el cuarteo. Es el que mas me gusta, al que mas cariño le tengo y con el que mas seguro me siento. Es cuando mejor mido al toro. El toro galopa y yo corro hacia atrás. Al verlo correr hacia mi puedo mirar mejor sus defectos. Cuando mas son tenga el toro y mas galope, mas lucida resulta la suerte. Al ganarle la cara, paro la carrera y clavo”.

– BANDERILLAS AL NATURAL:
Variedad del “poder a poder”, en el que el encuentro se produce mas próximo al punto de arranque del toro o al del torero, por no haber arrancado ambos a un tiempo. De este modo el encuentro resulta mas moderado y atrasado.

– PECHO (De):
Véase a PIE FIRME.

– PIE FIRME (A):
En la Tauromaquia de Paquiro, se les llama de pecho y a topacarnero. Precedente de la actual suerte al quiebro, se colocan citando a la res, se espera para quebrarla y se va cuando aquella derrota al tiempo que clava.

– PODER A PODER (De) o A UN TIEMPO:

El toro está colocado en una de las dos rayas y el torero se sitúa en los medios o a mayor distancia y le va andando de frente a la cara. El toro se viene al reducirse el espacio entre ambos y el torero corre oblicuamente para ganar la cara y levantar los brazos en el momento de la reunión. Mejor será cuanto más vertical sea la figura del torero, quien deberá medir bien el lugar de la reunión ya que el toro, si tiene pujanza y pies, puede comprometerle.
Se llama así a esta suerte, según la Tauromaquia de Guerrita, porque cuando el lidiador ha emprendido su viaje, el toro parte de repente con muchos pies, necesitando aquel para clavar las banderillas mucha sangre fría.
Paradójicamente, esta modalidad, muy poco vista en los tiempos modernos, se valora hoy más que ayer, cuando era considerada por los técnicos como una carrera alocada y efectista. Ciertamente, resulta espectacular ver correr a toro y torero en línea recta, el uno hacia el otro. En el momento del encuentro, el banderillero realiza un cuarteo para clavar. Es una suerte de gran emoción.
No se usa con los toros tardones o reservados, poco claros.

El Fandi dice: “Nunca me fijo demasiado en los terrenos y el par de poder a poder exige estar muy concentrado. La verdad es que en la mayoría de las ocasiones cojo al toro tal como viene”.

– POR EL HOCICO o LA CARA:
Suerte que se ha perdido. Se menciona en la Tauromaquia de Pepe-Hillo.

– PORTA GAYOLA (A):
En Portugal se realiza esta suerte con las banderillas, de similar espectacularidad a la realizada con el capote. El torero se sitúa frente a chiqueros antes de que salga el toro, lo cita, se deja ver, corre hacia él -como en el par de poder a poder- y clava.

– QUIEBRO (Al):

Se atribuye su invención a por Antonio Carmona, “El Gordito”, que la ejecutara por primera vez en la Plaza La Maestranza de Sevilla, el 19 de abril de 1858, aunque sin banderillas, y tiempo después haría lo mismo con los rehiletes en Jerez de la Frontera.

El diestro se sitúa frente al toro (en las tablas o en los medios), provoca la arrancada de éste y lo espera con los pies juntos. Momentos antes del encuentro, sacará el pie e inclinará el cuerpo hacia el lado que quiere que pase el astado, y justo cuando éste humille, recuperará su posición original y clavará los palitroques. Se practica mucho, y hoy es el par preferido para dar espectacularidad a la suerte. En esta modalidad es el toro el que se viene al terreno del banderillero, quien aguanta a pie firme.
Es una derivación lógica de la suerte llamada a “topacarnero”.
En el toreo cómico se ha visto el par al cambio, de similar ejecución aunque nunca se mueve la pierna, sino el cuerpo. Es arriesgadísimo, como es obvio.

Al quiebro.- Consiste en que el torero se coloca en el tercio pegado en tablas, dándole al toro la salida hacia las afueras, o sea hacia los medios, marcándole un movimiento con la pierna que queda hacia afuera, una vez que haya embestido el toro, para que cambie la trayectoria éste, que trae hacia el cuerpo del torero; al suceder ésto, el torero recoge la pierna a su posición inicial, provocando que el toro pase libremente y pegado al cuerpo del torero, lo cual es muy arriesgado.

– QUIEBRO EN SILLA (Al):

Inventada también por Antonio Carmona “El Gordito”. Se ejecuta igual que las banderillas al quiebro, pero el diestro comienza el tercio sentado en una silla.

Será más arriesgada cuanto más tiempo tarde el diestro en levantarse.

El torero se sienta en una silla frente al toro y llama su atención. Cuano llega a su jurisdición, marca su salida echando los brazos y parte superior del cuerpo a un lado, y al humillar, el hombre se levanta, da frente al costado ante el cual cuadra y se para, clava los palos, y el toro tropieza y engancha la silla.

También se puede hacer sin quebrar necesariamente.
La suerte de la silla ha sido profusamente utilizada por muchos toreros del siglo XIX, y entró en desuso, aunque, en tiempos más cercanos, algunos toreros la han ejecutado.

No hace mucho, el torero Sergio Sánchez solía practicar esta suerte. Se hace con un quiebro en el momento del encuentro, y lo normal es que el toro salga con la silla entre los pitones y el par en todo lo alto.


El “tercio de banderillas”, es el llamado segundo tercio de la lidia. (El primer tercio es el llamdo “tercio de varas”). El tercio de banderillas es una genial invención de los padres de la tauromaquia y está destinado a recuperar la embestida del toro, que tras la larga y dura pelea con los picadores tienden a aplomarse, y su casta le hace reaccionar al castigo con fiereza, por tanto idearon clavarle un arpón, con lo que el instinto le haría acudir de nuevo a los cites. Al mismo tiempo es una suerte airosa, ágil, plena de gracia, destreza y a veces muy espectacular.

Antiguamente, hasta bien avanzado el siglo XVIII, se clavaban de una en una, y la costumbre de hacerlo de dos en dos se le atribuye al navarro Licenciado de Falces.

Para ejecutar esta suerte existe un orden de colocación: El matador a quien correspone el toro se sitúa junto al burladero (no obstante si lo desea puede hacerse cargo de la lidia del toro y colocarlo en suerte para que actúen los banderilleros o bien puede banderillear al toro en lugar de sus otros subalternos). El lidiador(matador o subalterno) es el encargado de mover al toro y dejarlo colocado en el tercio para que sus compañeros realicen la suerte de banderillas. Los banderilleros que entran en turno, se situarán en los medios (el primero de ellos colocará dos pares -primero y tercero- y el otro subalterno colocará el segundo par. Junto a éstos, protegiéndole, se colocará el matador que actuará en segundo lugar.
Detrás del toro, prestos al quite, se coloca el tercer espada, un banderillero de brega y otro de la siguiente cuadrilla.

Los pares de banderillas se pueden colocar de muy distintas maneras. Muchas de estas suertes están hoy en desuso.

– AIRE (Al):
Se dice irónicamente cuando un banderillero no acierta a clavar los palos en el animal.

– ALIMÓN (Al):

Se ejecuta esperando al toro juntos dos banderilleros, codo con codo. Ambos dejan llegar al toro y, justo cuando el animal mete la cara, se abren, clavan y le dejan pasar por en medio. Al toro, por lo tanto, no se le cambia el viaje y se requiere gran coordinación y compenetración entre los banderilleros.

– ASOMÁNDOSE AL BALCÓN:

Cuado el banderillero clava en un momento de unión con la cuna del toro. Mandan los cánones que la reunión se hagan siempre en la cara “asomándose al balcón” y nunca a cabeza pasada, salvo excepciones a toros difíciles.

– BOCA (El par con la):

Tras sujetar los palos con un artilugio de goma, se realiza un quiebro, se apoyan las manos en el testuz y se clavan. (En la foto se aprecia a Platerito de Cádiz realizando esta suerte):

– CALAFIA (Par de):

Ver Par al VIOLÍN.

– CAMBIANDO LOS TERRENOS:
En la Tauromaquia de Guerrita se menciona esta suerte como derivada del cuarteo y para reses sin piernas. Se realiza igual, pero marcando la salida por un lado para, al llegar al centro, cambiar la dirección y ponerle las banderillas.

– CARRERA (A la) o A VUELA PIES:
Se hace con los toros aplomados y sin piernas, entrando por detrás y sin pararse.
Son las banderillas al “sesgo”, a las que denomina así Montes. Su nombre es sufucientemente expresivo y dan idea del modo de efectuarla. Es un recurso que se practica con el toro muy agotado y no se mueve durante su transcurso. El torero entrará muy rápido y sesgado a la posición del toro, que estará inmóvil y mas o menos abierto sobre la barrera.

– COLLERAS (Por) o BANDERILLAS DOBLES:

Grupo de dos toreros que realizan una suerte al mismo tiempo. Consiste en que lo realizan dos toreros a la vez y cada uno lleva su par de banderillas, ejecutando la suerte al mismo tiempo.

– CON LA MONTERA, CON UN CAPOTE:
Para auxiliarse con astados que no humillen y se tapen, según la Tauromaquia de Guerrita.

– CORTAS:

Las banderillas cortas es una suerte típica de adorno o lucimiento. Puede ejecutarse poniendo en práctica cualquiera de las formas ya mencionadas (poder a poder, al cuarteo…).
Debido a la mínima longitud que tiene el palo resulta difícil clavar en lo alto del morrillo, lo que obliga a acercarse mucho al toro. Por ello, la suerte se suele ejecutar casi siempre a la media vuelta, ya que es el procedimiento mejor para llegar al enemigo con menor riesgo.

El Fandi dice: “Quizás es el par al que menos cariño le tengo, sobre todo al quiebro, porque no acabo de encontrarme seguro con él. Hay que dejar el cuerpo parado, esperar que te llegue el toro con la velocidad que traiga, hacer un cambio para que el animal se desplace y con ese desplazamiento conseguir que el toro pare y que tú consigas clavar”.

– CUARTEO (Al) o CUARTEANDO:

Es la modalidad mas frecuente. El torero debe hacer un movimiento en curva al ir a clavar los rehiletes.
El toro se sitúa sobre la raya de picadores y el torero frente a él. Cuando el toro se arranca, el diestro saldrá hacia el describiendo un semicírculo hasta que se produce la reunión, momento en que debe clavar el par de banderillas en el morrillo del toro.
Es decir, que una vez que el banderillero ha conseguido la atención de la res y ha tomado la distancia oportuna le andará por derecho, con los brazos abiertos, aunque discretamente recogidos, y las manos a la altura de las hombreras portando en cada una de ellas una banderilla.
El pico oblícuo del arpón debe quedar hacia arriba -para que no resbale sobre la piel del bovino al pretender clavar-, avanzando hacia la cara del toro hasta provocar la arrancada iniciando la carrera y el cuarteo; esto es, salirse de la recta dando un rodeo por el lado que banderillee. Momentos antes de la reunión, juntará las manos a la altura aproximada de la cara y, tras bajarlas todo lo posible, las volverá a alzar en el instante de la reunión, para clavar los palos.

“Pepe Hillo” recogió una definición: “El diestro se colocará a una distancia proporcionada, ya se halle el toro parado, ya venga levantado, y llamándole partirá de sesgo para encontrarse con el toro, el cual tomará necesariamente el mismo giro en busca del torero. Luego que éste se haya reunido con aquel en el centro de la suerte, se quedará para meterle las banderillas en el cerviguillo en el mismo acto que baje la cabeza para dar la embestida”.

Paquiro añadió que: “el diestro sitúa las banderillas a una distancia proporcionada, para que cuando el toro tire la cabezada se las clave él mismo, sin tener por su parte que hacer otra cosa más que abrir las manos, con lo cual quedan puestas, como si de ellas se le hubieran caído al morrillo del toro”.

Actualmente El Fandi dice: “Es el mas socorrido, el que utilizo preferentemente como primer par -salvo que lo haya visto muy claro- para medir al toro, para ver sus condiciones, cómo se desplaza, si corta, si aprieta. Puede ser de distintos terrenos. Hay que intentar llevar la carrera lo mas templada posible y cuando te reúnes con el toro hacerlo en la distancia mas corta”.

– DENTRO (Por):

Con el toro sobre las rayas de picar, o fuera de ellas, el torero sale entre el toro y las tablas, en lugar de salir hacia los medios, provocando gran emoción entre el público.
Consiste en que la colocación del toro se hace entre los círculos concéntricos o fuera de ellos, lo más cerca posible de las tablas, saliendo el torero entre el toro y las tablas en lugar de salir hacia los medios, provocando así una gran expectación en el público, ya que se requiere mucho valor, facultades y destreza del torero para ejecutarlo.

– DENTRO A FUERA (De):
El torero clava desde los adentros, es decir, pasando entre el toro y las tablas. Es bastante arriesgado.

El toro está situado en las rayas de picar y el torero en las tablas, con la espalda pegada a ellas. Puede estar subido o no en el estribo y citará al toro. Cuando éste se arranca, el torero le gana la cara y, en las afueras, clava el par.
De adentro hacia afuera.- Consiste en que al toro se le coloca entre los círculos concéntricos y el redondel –lugar de picar a los toros– y el torero con la espalda pegada a las tablas cita al toro subido o no en el estribo y, cuando el toro se arranca, el torero tiene que salir hacia los medios, ganándole la cara al toro, y ya en las afueras, clavar el par, el cual al ejecutarse como debe ser es muy vistoso.

– DOS EN UNO:
Muy en uso por “El Fandi”, quien dice: “El toro debe tener mucho galope y ritmo. Coges un par con la mano derecha y otro con la izquierda. Clavas al violín y luego pasas una de las banderillas que tenías en la mano izquierda a la derecha y clavas como si fuera la moviola”.

GuardarGuardar

GuardarGuardar