Seleccionar página

Un antitaurino irrumpió en la plaza de toros de Arles, buscando a Julián López «El Juli» por la espalda. Lejos de apoyar al espontáneo que saltó al ruedo, y al que las autoridades detuvieron rápidamente, la grada francesa rompió a cantar «La Marsellesa», el himno galo, en pie y agitando pañuelos blancos, para así animar al matador.

El emocionante momento puso la guinda al pastel en la corrida goyesca, en la que El Juli sumó otro triunfo más a su exitosa temporada y salió a hombros del coso francés.