Seleccionar página

David de Miranda

El fin de esa  inmensa soledad

Ver faena 24 Mayo Despreciado de Juan Pedro Domecq. (Video)

La inmensa soledad de David de Miranda, condenado a no caminar desde una feroz cornada, es directamente proporcional a la pasión con la que cuajó con un alto nivel artístico a un toro tremendamente bravo  de Juan Pedro Domecq. En Madrid suele darse esta situación  toreros a la espera del toro que les permita cruzar la línea y cambiar su destino.
Mérito al realizar la faena con un vendaval que jamás dejó gobernar capotes y muletas  David de Miranda bajó del monte del anonimato hacia el centro del ruedo, para brindar faena y ya no irse de ese terreno de huracán, llamado a “Despreciado” desde allí mismo, que se le vino con sus seiscientos kilos al galope de guerra brava.
Unos cambiados dieron paso a dos tandas de mano baja, compás abierto, muleta adelantada, que hicieron crujir gargantas. El toro derrochaba bravura y el toreo firmeza y mando. Nunca aflojóel toro y jamás se afligió el torero, macizo, redondo, rotundo, tirando el trazo. Si con la derecha el ceñimiento había sido máximo, lo fue también al natural,  cerrando al toro para unas bernadinas en las que la reunión fueron angustiosas. Lo mató jugándose la vida en un embroque de tantovalor como escasa técnica. Brutal.

Ferrera

La gloria solo ama a la locura.

Torero y hombre castigado por los toros e interrogado por la insatisfacción que nace de toda  inteligencia sensible, Antonio Ferrera. Los ecos de las palmas de reconocimiento tras el paseíllo continuaban a la salida de «Bonito» toro serio, corto de manos y bajo, de salida indolente, a su aire, despreciando prisas y cánones de catálogo.
Quite de Oro con guapeza en el entreacto de varas, donde el de Zalduendo cumplió. Sentado en la silla de la naturalidad y en la enorme calidad del toro, siempre con el mismo son, el mismo tranco, el mismo modo de embestir con el pitón de adentro, humillado y en lenta profundidad, Ferrera escribió la cordura de la locura del toreo. Sin ayuda de espada, todo fue natural, desde los cites suaves con los vuelos, cuerpo anclado pero sin la hipertensión actuación de quien se ancla.
Brindó al Cielo Ferrera y se puso la muleta en el hombro, donde se la ponía ese otro sin par, El Pana, torero de un país, México, en donde aún la locura del toreo anima a la esperanza del arte
 Ferrera escribió una hermosa apología de la heterodoxia. Toreando despacio al sublime toro de Zalduendo. Toro y torero se pusieron de acuerdo hablándose en susurros de insatisfacción creativa, buscando otra belleza más en cada pase. Liberados toro y torero de los dogmas de la cordura que el toreo y la vida nos ha impuesto, pusieron al toreo en el lugar exacto del arte improvisado.
Toreó casi con timidez. Como en soledad. Como observando lo hecho una vez hecho para decirse: este verso es mejorable, este trazo de pincel es superable y como diciendo al toro: aún puedes embestir mejor.  Una faena donde hubo recuerdos del dogma, sí: ceñimiento, tandas al uso del canon, pero sobre todo libertad de creación.
Pocos toros piden ese tiempo detenido y humillado y pocos toreros pueden hacerlo. Se apartó diez metros del toro y lo dejó venir andando para una estocada escrita con lo inverosímil y aún el toro metió la cara profundo en los vuelos, con el acero dentro.
Sería una osadía tratar de recordar escribiendo el caos emotivo de una obra sin más calificativo que la que el propio toreo concede: libre. Ser libre es la mejor razón para ser vivo.
Los primeros muletazos por el pitón derecho tuvieron feo acople y el desencuentro que existe cuando un toro no la sigue hasta el final y el torero trata de torear hasta el final. Cambiada la muleta de mano, ahí fue otra cosa. Creció la faena en el tercio, Ferrera al aire de su libre albedrío, a más el calado en el público, haciendo uso de lo que el toreo también pide: la locura de la inteligencia, el ver querencias, jugar con ellas, tirar el brazo más largo hacia los adentros, buscar el toreo paralelo a tablas. Ese juego mágico de lo lúcido le hizo sacarlo afuera varias veces, para torear hacia los adentros sin catálogo ni otra cosa previsible. Hemos hecho un toreo demasiado predecible, dijo Ferrera y dijo el toro. Una estocada recibiendo dio paso a la dos orejas.
La cordura, quien la quiere,  estar al lado de las emociones, de las aventuras, de los amores, de la poesía, de los atrevimientos, de todo lo que nos hace ser más libres, al lado de lo que nos da la fórmula para amar con la locura de los que aman. La cordura, quien la quiere, quien la desea, quien la anhela. Locura es apostar por la vida.
  • Torero sin ayuda del estoque.
  • Fuera de cánones, obra fuera de todo clichés guión. Improvisación abandono Relajado máxima naturalidad
  • Estocada recibiendo a distancia y sigue toreando
  • Le dio todas las ventajas al toro
  • Quite de oro del caballo

Roca Rey

 

Roca Rey ha pasado el compromiso de figura real del toreo en la dificultad máxima de Madrid. Pudo y toreó con profundidad y sentimiento a un toro de bandera , dominó a un toro de Adolfo poderoso y encastado, aguantando el apretón y el empufe de dos gladiadores como son Román y Escribano.

Parladé 6 Maderero Faena rotunda y maciza.Estoconazo (Video)

Con un toro de fondo poderoso de Parladé y estampa para enmarcar, el toreo ha lanzado el mensaje: no hay cojones a prohibir esto. Lo lanza, lo dice y lo firma Rocarey, que resucitó después de una brutal cogida, para sacar desde dentro un huracán de toreo sin más precaución que el desprecio a su propia vida.
Se soltó el de Parladé de capotes, ninguneando sus hechuras de toro de respeto, impecable de armonía. Los toros soberbios han de contar con otra soberbia. Con la taleguilla recompuesta, herido y cosido, se fue caminando al centro del Mundo Rocarey, brindis al gentío. Se dejó lamer el cuerpo en los medios llamando al toro desde la larga distancia, que se abrió mucho en el primer galope, pero como la soberbia es de quien manda, ya se quedó en los siguientes llamados. Porque Rocarey jamás lo expulsó en ese afán que tiene de llamar para recoger las embestidas.
A partir de ahí estalló la emoción. Una tanda con la derecha dio celo al toro, que respondió con todo al envite. Dos más fueron ligadas en una parcela tan chica que sólo cabían en ella toro y torero. Entre el cuerpo de los dos no transitaba ni el aire. Así y a más y por abajo los vuelos y el cuerpo girando. Un cambio de mano cumbre y uno de pecho de verdad ya tenían a Madrid en estado de alarma. El toreo con la izquierda tuvo tanto poder, reunión y mando que la soberbia del toro fue pura entrega enrazada. Toro para calibrar toreros. Torero para reventar toros. Ya al final del huracán el toro se fue a los adentros, y desde allí lo llamó para unas bernadinas en las que el toro pasó barriendo la chaquetilla. Y Madrid extasiado, antes de una estocada soberbia

Miguel Angel Perera

 

 

Generosidad, me quedo con la de Perera,  es un riesgo doble. Uno, por el toro y otro por la grada, porque se puede ver mucho toro y menos torero.  Con un toro de salida poderosa metiendo la cara en el capote pero saliendo con la cara alta y esperando en banderillas
Perera se la jugo con generosidad dando veinte metros de distancia al toro luciéndole  al toro como gusta en Madrid .
Pero, a la que Perera se lo sacó a fueray le dio esos metros inmensos paralelos a tablas toro y torero,el de Gallardo se vino como un tren.Lejos de expulsarlo aprovechando inercias, el torero se ancló para recoger las embestidas sin soltarlas en tres tandas de una profundidad tremendas. Ligazón superior, el trazo del muletazo siempre por abajo, naciendo de la muleta siempre puesta, cada vez menos en línea y más enroscado. Cuando se echó la muleta a la mano izquierda, el toro no fue el mismo, ni en la distancia, ni en la embestida, pero con aire o sin él, ese toro tan emocionante y enrazado pareció fiero por el izquierdo. Al volver al pitón bueno, otra tanda más tuvo ajuste, ligazón, mando, poder, reunión. Se tiró por derecho sin estar el toro en suerte, aguantó el pechugazo, salió desarmado pero la espada arriba el toro tardó en doblar.
Una Puerta Grande ganada con generosidad, sí. La que él tuvo con el toro. Reduce las distancias, juega con las inercias y trata de expulsar las embestidas y no pasa nada. Como
  • Estocada con salto atrás
  • Oreja y media
  • No tenía un toro redondo. Exceso de poder

Román

  • Golpe de efecto , ya no solo es un torero valiente, bien tres tardes con toros muy duros y difíciles
  • Superioridad sobre un toro importante de Adolfo tobillero y complicado y otro muy duro.
  • Serenidad y consistencia con valor consciente. Transmite lo que hace
  • Cornada que corto el aire toro de Baltasar Iban de una aspereza tremenda
  • Lo hace todo con una sonrisa, sin darle importancia ni pena

Ginés Marín

  • Sale reforzado por efecto Aguado
  • Ha desprovechado una gran oportunidad Con Afortunado podía haber hecho mas y romper definitivamente.
  • Posiblemente el mejor con el capote
  • Domingo Hernandez Poeta

 

Pablo Aguado

«El toreo es apaciguar el miedo para sacar el sentimiento»

  • Silencio Maestrante en Madrid
  • Naturalidad y cadencia harmonía.
  • Encaje natural que recuerda a viejos maestros.
  • Forma de colocarse y echar el vuelo a los toros
  • Exactitud en los tiempos y trazos para enloquecer.
  • Caricias en las muñecas sin afectación.
  • Pases que se queden en la memoria como una imagen de recuerdo.
  • Toreo a media altura poderoso.
  • Dos chiquilinas en un quite inmensas.

18 Mayo Enviado de Montalvo (video)

Pablo Aguado pleno de serenidad ha dictado una declaración de intenciones que es de un valor totalmente revolucionario, pues atenta de manera frontal contra lo que cada día se predica como  «toreo bueno».
La dimensión de lo que esta tarde ha planteado Pablo Aguado es descomunal porque pone frente a los ojos de tantos muchachos engañados que andan por esas escuelas taurinas, por esos centros taurinos de alto rendimiento, la verdad inmutable del toreo hecho con los más simples mimbres: la verdad, la naturalidad, la personalidad, la torería… el tener algo que decir y decirlo: el toreo.  Pablo Aguado pone frente a los ojos la incuestionable, la dura realidad de que el toreo no está al alcance de todo el mundo, que esto no es una Facultad donde te dan el título  porque en el toreo hay cosas que las da Dios y otras que se pueden aprender, y lo de Aguado no hay escuela que lo enseñe.
En Madrid ha vuelto a anonadar, poniendo su verdad frente a la afición, entre la cual se contarían sin duda un buen número de jóvenes aficionados que jamás habrán visto antes torear de esa manera, con esa despaciosidad, con esa sencillez de no darse importancia, con esa gracia, y que desde el día de hoy entenderán mucho mejor de qué hablamos cuando pronunciamos los nombres de Antonio Bienvenida, de Pepe Luis, de Manolo Vázquezo de Pepín Martín Vázquez.
El inicio de la faena de Pablo Aguadoal sexto de la tarde, Tapado, número 50, un colorado chorreado en verdugo de Montalvo, es una joya un compendio de gracia y sinceridad absolutamente inusitadas.
Aguado desde la más natural verticalidad hace venir al toro  le recibe sin violencia, sin buscar quebranto, con cuidadito guía la embestida portando la muleta en la derecha, tanteando las condiciones del toro, le gana distancia, le da otro suavísimo a la media altura y se cambia la muleta de mano mientras el toro está acabando de girarse, pura gracia, para empalmar con un pase por alto y, a continuación, un soberbio natural del que sale andando y en seguida remata con el pase de pecho. No se puede hacer con más torería un inicio de faena. A continuación, cuatro con la derecha, ¡y vaya manera de agarrar la muleta!, delicadísimos y el precioso remate con un cambio de mano de pura inspiración. Aguado se ve obligado a recolocarse a la salida de cada uno de los redondos, pues no acaba de rematar el pase hasta el final, pero la manera en que templa la embestida, la forma en que se trae al toro y lo hace pasar pegado a su cuerpo, su voluntad de torear despacio llegan al tendido con enorme fuerza y se le jalea la serie con mucha pasión. A continuación una serie con la izquierda compuesta de cuatro o cinco muletazos, de nuevo hechos a base de suavidad y personalidad y rematada con torería y gracia. reflejar el estado de gracia de la Plaza en este segundo toro de Pablo Aguado, señalado de manera espectacular con los silencios que han antecedido al inicio de las series, esos impresionantes silencios de Madrid que son realmente sobrecogedores.
Hoy Pablo Aguado ha presentado netamente sus credenciales y, pese a ciertas imperfecciones que su faena haya podido presentar, pese a ciertos enganchones y falta de colocación o de remate, es conveniente juzgarle por el soplo de frescor que traen sus modos y evaluar el conjunto de su actuación desde la óptica de lo desusado de su propuesta, de su firme resolución de torear a cámara lenta, de la cadencia de sus muletazos, de su elegante naturalidad, de su personalidad tan a contraestilo de lo que en estos tiempos se estila, de la promesa, en fin, que contiene su toreo respecto de las grandes tardes que puede darnos.

 

El manejo de las muñecas con esa suavidad y lentitud, el juego de la cintura sin retorcimientos ni poses, el juego de las zapatillas apuntando enfilado siempre hacia el toro.
Que no se cruza mucho? Es cierto, pero que el pase siempre va de arriba a abajo y pa adentro, lo que hace con las telas es alimento para el alma.

Pablo Aguado nos esta devolviendo la fe en esto.Que salgan a hombros cada ocho días todos los demás, que se vuelvan millonarios los otros, que sus caras estén en las revistas y periódicos, no importa, porque hagan lo que hagan, de lo que nos vamos a acordar cuando todo esto termine, tanto aficionados, como ganaderos, incluso profesionales mismos, es de lo que hicieron toreros como Pablo Aguado y compañía.
Que le falta pulir la espada? Cierto

Emilio de Justo

Toro Victorino Video

Una gran faena de verdad Director de Victorino .Pureza y verdad con un toro de bravura y casta. Toro que repite y ya lo tienes encima

Una gran espada . Faena de puerta grande escatimada

 

Urdiales

Importante la faena de Urdiales al segundo de Fuente Ymbro, escarbador, suelto del peto, , toro de moverse descompuesto, feo embroque , andarín y sin intención de terminar el muletazo. Urdiales tiró de paciencia y de conocimiento , firmeza, exposición, mando… hasta lograr sacarle media docena de pases por cada pitón. Uno de esos esfuerzos generosos que no se calibran porque no se ven. Verlo no es fácil, sabe usted. Hacerlo debe ser muy difícil.

Video Toro Fuente Ymbro

Primer toro Cubillo muy bien al natural. Resaltar unos naturales de frente

Estocada haciendo guardia que estropea el resultado

Curro Diaz

 

  • Torero serio y artísta en sentido amplio. Pellizco gitano con mucho valor
  • Toro de Baltasar Ibán, sobreponiéndose al la terrible cornada de Román
  • Ejemplo en la plaza para toreros y público , respeto a esta profesión
  • Verdad seca , nunca busca el aplauso o éxito facil
  • Detalle del brindis a Román herido
  • Pase de las flores

 

Paco Ureña

Triunfador popular.

15 Junio Empanado Predisposición capote. Muleta como gusta en Madrid

Ureña hizo realidad su tan ansiado sueño de lograr su primera Puerta Grande en Las Ventas.Ureña tuvo el lote de mejores hechuras y el de más calidad con diferencia.Nunca Las Ventas había arropado tanto y deseado tanto el triunfo de un toreo, nunca una plaza rugió tanto al doblar un toro y asomar los dos pañuelos por el palco.
Hubo voltereta fuerte otra vez. Con el  lote bueno de la corrida, realizó una faena de toreo encajado de toreo abandonado, ceñido.
Cumbres fueron los delantales, reunido y muy despacio, en un gran quite de lío a la verónica, como réplica al de Roca rey .
Comenzó la faena apoyado con una mano en las tablas y sentado en el estribo, por alto, quizá en un inicio que no fue a favor del toro pero lo terminó con estrechas trincherillas. Sufrió un feo volteretón para regresar a la cara del toro imantando al público con un toreo al natural, ceñido y al ralentí.  A la faena le faltó ligazón porque el toro perdió empuje dentro de su gran calidad. Surgidos de dos en dos, los naturales fueron cumbres.
 Al salir para lidiar al segundo de su lote después de correrse turno, la plaza se puso en pie. Y salió el segundo toro guapo de la corrida, que además tuvo una gran calidad. Le ligó media docena de verónicas ganándole terreno hacia afuera.
Desde el inicio de faena, por estatuarios, una trincherilla, un derechazo mirando al tendido y uno de pecho, el público quiso seguir la faena casi de pie. Fue una obra breve, muy intensa, exenta de estructura y con un toreo al natural que mezcló compás abierto, figura erguida, trazo largo, muletazos más cortos y suaves, siempre muy reunido con el toro. Después de regresar a la cara del toro con la espada, dejó un manojo de naturales, muletazos mirando al tendido y un toreo de vuelos lánguidos cerrando al toro antes de cobrar una buena estocada. Tardó el toro en doblar,viviendo  con angustia el público los intantes en los que el toro no dobladba, y cuando lo hizo, se produjo  un terremoto de júbilo. Ureña terminó con su maldición.
Salió el público de la plaza con la felicidad debajo del brazo después de asistir a la enésima versión del toreo deUreña. Pero esta vez increíblemente dichosos porque el torero’más de Madrid de las últimas épocas había prendido fuego a la Puerta Grande.

Lopez Chaves

  • Torería de la experiencia
  • Torear sintiéndose torero tras tantos años de alternativa
  • Sencillez ante la dureza
  • El arte de prepara a un toro imposible para que embista
  • Pablo Aguado

Video Toro de Cuadri

El Juli

Entra por fuera del bombo, con más caché que el año pasado.

Estocada julipie haciendo guardia

Francisco de Manuel

Novillero muy hecho , listo para ser torero

Cogidas

Se han producido  el doble de cornadas en la feria de 2019 que en las dos ferias anteriores juntas. Una estadística estremecedora que se resume en la hemorragia y en la conmoción de Román, le  reventó un toro de Ibán el 8 de junio y sintió que se moría, aunque la enfermería de Las Ventas también tuvo que trabajar para atender a Manuel Escribano, Juan Leal, Gonzalo Caballero, Ureña, Roca, Luis David, David Mora y Sebastián Ritter.
El viento constante, ha influido  en ello, pero también la gallardía con que muchos toreros han afrontado esta feria en una competencia dura y verdadera en tre jovenes y veteranos valientes.

Román

Manuel Escribano

Gonzalo Caballero

Juan Leal

Sebastián Ritter

Luis David

Pirri

El Sirio

 

Tomás Campos