Identificación del Pelaje del Bovino de Lidia

Tradicionalmente el bovino se identifica por su «pelo», «pelaje» o «pinta», siendo en cambio el término «capa» exclusivo para los équidos. La pinta es el resultado de la interacción del color de la piel más el color del pelo que la recubre. Por tanto, en la raza de Lidia y en general en el bovino, existen tres colores de pelos, de los que surgen toda una gama de variaciones en función de las tonalidades y sus combinaciones con el color de la piel del animal. Estos colores son el blanco, el rojo y el negro.

La piel del bovino, en su mayoría recubierta de pelo, la componen tres capas: una externa o epidermis, compuesta de células en constante renovación, que hacia la superficie se queratinizan, mueren, se vuelven escamosas y se desprenden, dejando paso a las que proceden de estratos más profundos, otra intermedia o dermis, responsable de la continua renovación de células epidérmicas, muy vascularizada y rica en terminaciones nerviosas, que incluye folículos pilosos, glándulas sudoríparas y sebáceas, y un estrato subcutáneo, hipodermis o panículo adiposo que es una capa de grasa la cual sirve de protección y para evitar las pérdidas de calor. La piel bovina tiene un grosor mayor que la de cualquier otro animal doméstico. Por sus características es muy utilizada desde la prehistoria para vestido y calzado mediante el tratamiento del curtido que permite extraer cueros.

En la raza de Lidia hay diferencias entre encastes, ganaderías e incluso individuos en cuanto al grosor cutáneo (epidermis más dermis). En general, éste varía con la edad, el sexo, la climatología, la alimentación o la presencia de enfermedades. Así, por ejemplo, la piel de animales jóvenes es más fina y elástica y con la edad va aumentando de grosor y perdiendo elasticidad. Los machos la tienen más gruesa que las hembras. En zonas frías la piel suele ser más gruesa y el pelo aumenta de grosor y longitud. En meses calurosos la piel se vuelve más delgada, con pelo más corto y fino. En animales sanos y bien nutridos, el pelo se muestra más brillante.

La reseña del pelaje de los bovinos de lidia tiene gran interés en esta raza tan variopinta, pues aporta información que en ocasiones permite identificar y diferenciar a numerosos individuos.

Dado que el pelo que aparece en los certificados de nacimiento es reseñado por  los veterinarios inspectores del Libro Genealógico de la Raza Bovina de Lidia cuando los animales tienen una edad muy temprana (alrededor de los nueve meses), es posible que este dato pueda tener alguna pequeña variación durante su crecimiento, como ocurre con los animales herrados en meses fríos del año, en que animales que tendrán pelo negro de adultos, muestran pelaje de invierno con pelos parduzcos o mulatos en cabos y extremos. No obstante, hay que considerar que los cajones de herrar; cuyo uso está prácticamente generalizado, dificultan la reseña de las particularidades complementarias o accidentales que puedan presentar los animales en las extremidades, en la parte inferior del cuerpo o en el lado izquierdo del cuerpo, puesto que la mayoría de las ganaderías marcan a fuego por el lado derecho.

L a Reseña

La reseña del pelaje del bovino debe llevar un orden. Debe comenzar por la pinta general y a continuación, las particularidades complementarias o accidentales que presente.

Dada la riqueza del léxico taurino para identificar los pelajes, sujeta ademas a numerosos localismos, mostraremos los nombres y tipos de pelos más comunes.

La PINTA GENERAL:

Consiste en  la coloración general del cuerpo del animal (piel más pelo).

La reseña del pelaje del bovino debe llevar un orden. Debe comenzar por la pinta general y a continuación, las particularidades complementarias o accidentales que presente.

Esquema exterior del Toro de Lidia

ESQUEMA DE IDENTIFICACIÓN

Para facilitar la identificación de las distintas pintas generales, hemos diseñado  este esquema que permite ubicar las distintas combinaciones y graduaciones de pelajes a partir de los colores principales blanco, rojo y negro.

PARTICULARIDADES COMPLEMENTARIAS O ACCIDENTALES

Serían los complementos de color de esa pinta general; marcas que rompen su continuidad de color y que afectan bien al conjunto del animal o a una región anatómica determinada. Por ello, mostramos las denominaciones de las diferentes regiones corporales (exterior) y anatomía del bovino con los nombres de los principales huesos.

Las particularidades reciben el nombre en función de la zona de la anatomía en la que aparecen.

Anatomía del Toro de Lidia